El 6 de abril de 2009, a las 3.32 horas de la madrugada, después de muchos meses de leves sacudidas localizadas y percibidas en toda la zona, L’ Aquila es golpeada por un terremoto de magnitud 6.3 de la escala Richter, y entre 8 y 9 grados de destrucción de la escala Mercalli.
El balance final ha sido de 308 víctimas y de más de 1.500 heridos, mientras la casi total evacuación de la ciudad ha elevado a 65.000 el número de evacuados.
Ahora L’ Aquila es conocida como la “Ciudad Fantasma”.